Cunas

Ver:
Ordenar Por:
Estructura de cuna Star Siena -3 %

Estructura de cuna Star Siena

  Bonita cuna de bebé fabricada en melamina rústica texturizada en color siena con una estre..

149.00€ 145.00€
Estructura de cuna blanca Jirafa -7 %

Estructura de cuna blanca Jirafa

  Bonita cuna de madera lacada con color blanco y decorada con el aplique de una simpática j..

149.00€ 139.00€
Estructura de cuna blanca Oso Almohada -7 %

Estructura de cuna blanca Oso Almohada

  Bonita cuna de madera lacada de color blanco decorada en el lateral con el dibujo infantil..

149.00€ 139.00€
Estructura de cuna blanca Oso Gris -7 %

Estructura de cuna blanca Oso Gris

  Cuna de madera de color blanco con el aplique de la silueta de un osito en gris decorado e..

149.00€ 139.00€
Cunas

Cunas para bebé


Entre todos los productos y muebles que deben adquirirse antes de la llegada del bebé, la cuna ocupa un lugar destacado, pues será el lugar donde el bebé pasará una buena parte de su tiempo durante sus primeros 24 o 36 meses de vida, momento en el que pasará a su primera cama. Adquirir una cuna bebé no es algo trivial, pues debe cumplir con determinadas condiciones para garantizar que es un producto seguro y que ofrece el soporte adecuado. Los factores más importantes a la hora de adquirir una cuna deben ser siempre la seguridad y la comodidad.  


¿Por qué es tan importante la cuna del bebé?


Si bien es cierto que puedes prescindir de ciertos muebles y complementos como un cambiador, e incluso es posible retrasar la compra de enseres como la trona para comer, la cuna es una de esas compras que deben hacerse como parte de la preparación prenatal, pues debe estar completamente lista para recibir al pequeño. Son muchos los detalles que deben cuidarse y es mejor estar prevenidos.


La calidad de la cuna y el colchón deben ser las mejores, pues de ello depende la salud y seguridad del pequeño. Una buena cuna y un buen colchón previenen la aparición de problemas respiratorios, de reflujo o posturales. Usar el colchón adecuado con las sábanas adecuadas reduce el riesgo de muerte súbita infantil, afecciones como la plagiocefalia y permitirá el soporte adecuado para su columna vertebral, garantizando su correcto desarrollo.


No se trata únicamente de la cuna, también debes poner atención a otros detalles que garantizarán el bienestar de tu bebé. Además de la cuna, debes asegurarte de que el colchón esté protegido con una cubierta antialérgica, impermeable y sobre estos debes colocar sábanas adecuadas a la temporada y a la edad del bebé, lavadas con detergente especial, que no irrite su delicada piel.  


¿Cómo escoger una cuna?


Es imprescindible tener en cuenta el espacio donde irá la cuna. Se recomienda que las primeras semanas se ubique cerca de la cama donde duerme la madre, aunque muchas personas prefieren adquirir una  minicuna que se usará de forma temporal. No olvides medir con precisión, usando una cinta métrica para que tengas la certeza de que cabrá perfectamente en el espacio destinado a ella.


Otra opción es adquirir una cuna que tenga ruedas, pues esto permite desplazarla cómodamente de una habitación a otra. Estas ruedas deben contar con un sistema de frenos, que ofrezca estabilidad a la cuna cuando no necesite moverse, como las de esta elegante y delicada cuna.


La estabilidad es un aspecto importante. La cuna debe ser lo suficientemente sólida y estable como para no moverse, temblar o torcerse aún después de darle un buen sacudón, pues debe poder resistir la actividad y movimiento de un bebé sin voltearse, moverse o desarmarse. Los complementos como móviles y juguetes también deben estar firmes, no pueden caer sobre el bebé o desarmarse si se mueven.


Presta atención a su construcción, debe ser sólida, sin empalmes o junturas que puedan pellizcar al bebé. La cuna debería durar unos tres años, así que debe soportar varios kilos de peso, revisa eso en las especificaciones. De nada te vale tener una cuna de madera sólida si el somier es endeble. Muchas cunas te permiten regular la altura del colchón ajustando la posición del somier, como esta cuna blanca.  Esto es muy práctico, pues te permite bajar el colchón cuando el niño haya crecido y sea capaz de incorporarse y evita que el infante se caiga.


El material debe ser natural, preferiblemente. Si bien es cierto que hay cunas de metal, las de madera suelen tener un espacio privilegiado, pues son más cálidas, ligeras y estables, además ofrecen un aspecto acogedor. El diseño y estilo de cuna depende de tus preferencias estéticas, pero recuerda que es mejor mantenerlas simples. Hay unas más baratas, otras más costosas y esto casi siempre depende de estos aspectos.


Revisa el espacio entre los barrotes. Si bien la mayoría de las cunas cumplen con la normativa de seguridad, los barrotes deberían tener una separación máxima de 7,5 centímetros, esto es para evitar que el bebé pueda meter la cabeza entre ellos. Los accesorios protectores que se colocan a lo largo de cuna para evitar que salgan las extremidades por los barrotes y para prevenir golpes están actualmente prohibidos por la Asociación Norteamericana de Pediatría, aunque en España su uso sigue siendo bastante común.


La cuna es uno de los muebles más importantes para garantizar el descanso y correcto desarrollo de tu bebé, así que deberías prestar especial atención a su adquisición. No hace falta invertir una fortuna para obtener un producto sólido y de calidad, siempre puedes aprovechar ofertas y promociones. La salud y seguridad de tu bebé lo vale.